Premios Ríos con Vida

Bajo esta denominación, AEMS – RÍOS CON VIDA otorga anualmente  desde el año 2005 dos galardones:

Premio Ríos Vivos que reconoce las trayectorias o labores ejemplares en defensa de los ríos durante el año. Premio Ríos Muertos a las actuaciones con consecuencias más dañinas para nuestros ecosistemas fluviales.

Las figuras que representan a los premios “Rios Vivos – Ríos Muertos son obra del artesano Pablo Jiménez basándose en el diseño de Gaspar García (2005).

Ríos Vivos: el elemento metálico principal representa un pez erguido girando sobre una base semiesférica de hierro, el soporte telúrico del río vivo como parte de la “gea” que sustenta la vida en movimiento.

Ríos Muertos: el elemento “pez” yace inmóvil, tumbado y muerto sobre una base mineral inerte de pizarra negra que simboliza la tierra y el río sin vida.

A continuación mostramos los últimos galardonad@s de los Premios Ríos Vivos – Ríos Muertos

Debido a la pandemia COVID-19, los premios se han pospuesto.

El Premio RÍOS VIVOS 2019 se otorgó a D. Francisco Javier Sancho Fernández, por su trayectoria y labor de 26 años como gestor de la pesca y los ríos en la provincia de León. Jubilado en 2017 como Jefe de la Sección Territorial de Pesca en el Servicio de Vida Silvestre en León, participó en la pionera legislación de pesca y conservación de ecosistemas acuáticos de Castilla y León a principios de los años 90, y después en la gestión sostenible de la pesca y las poblaciones autóctonas de trucha frente a las amenazas de artificialización de los recursos de pesca a través de políticas mal llamadas de “repoblación”. Ejemplo de técnico de a pie, trabajador, valiente y comprometido en la defensa de una gestión pública de la pesca, y en la protección y recuperación de los ríos y sus recursos naturales como bienes comunes y fuente de riqueza económica y social.

El Premio RÍOS MUERTOS 2019 recayó en la empresa australiana Berkeley Minera España, especialmente por las minas de uranio de Retortillo (Salamanca) -las más grandes a cielo abierto en Europa-, y los riesgos que representan para la salud ambiental en la cuenca del Duero. La incertidumbre y las irregularidades que rodean a una explotación que ha suscitado la duda del Consejo de Seguridad Nuclear sobre el almacenamiento de los residuos y una gran oposición y división social entre la población y que recibe fuertes críticas en otras comunidades próximas e incluso causa preocupación en Portugal dada la cercanía de las instalaciones a la frontera hispano-lusa.

El Premio RÍOS VIVOS 2018 se concedió al Proyecto LIFE CIPRÍBER: Actuaciones para la Protección y Conservación de Ciprinídos Ibéricos de Interés Comunitario, desarrollado por un consorcio de entidades públicas, la Confederación Hidrográfica del Duero –socio coordinador del Proyecto-, la Confederación Hidrográfica del Tajo y la Consejería de Fomento y Medio Ambiente de la Junta de Castilla y León, y la Fundación sin ánimo de lucro Patrimonio Natural de Castilla y León. En la decimocuarta edición de sus Premios, Ríos con Vida quiere reconocer la gran misión cooperativa desarrollada por los socios beneficiarios de CIPRÍBER, reuniendo diversas actuaciones desde un enfoque integrado e innovador, dirigidas al conocimiento, conservación y recuperación de nuestras valiosas y amenazadas comunidades de peces ibéricos y sus hábitats naturales, a divulgar su interés y valor intrínseco, y a evaluar científicamente las medidas aplicadas para devolver a la sociedad el conocimiento generado. Se valora especialmente el énfasis de CIPRÍBER en la restauración de la conectividad fluvial a través de la permeabilización o eliminación de obstáculos en los ríos, que la organización viene promoviendo desde hace más de una década, y ahora también dentro del Proyecto europeo AMBER.

El Premio RÍOS MUERTOS 2018 recayó en la ya ExMinistra de Agricultura, Pesca, Alimentación y Medio Ambiente, Dña. Isabel García Tejerina, por desdeñar su principal obligación y responsabilidad de defender el medio ambiente aplicando la legalidad con datos científicos en la mano, con numerosas decisiones y actuaciones que constituyen el “mejor” ejemplo de lo que podemos llamar “anticultura del agua”. Entre sus méritos cabe destacar la vuelta atrás en la gestión de la biodiversidad autóctona, la devaluación del ya exiguo régimen de caudales ambientales -que hemos recurrido con otras ONGs al Tribunal Supremo ya que, de facto, prácticamente permite desecar ríos impunemente- y la condena perpetua al río Tajo desde sus embalses de cabecera, defendiendo a ultranza el Trasvase Tajo-Segura.

Premio Ríos Vivos 2017 se otorgó a la Plataforma Ciudadana El Bergantes No Se Toca, nacida del corazón de los habitantesde la Comarca del Bajo Aragón, por su compromiso y defensa colectiva de los valores naturales y los derechos sociales frente al proyecto de gran presa de Aguaviva, que amenaza con destruiro alterar profunda e irreversiblemente el ecosistema del río Bergantes y perjudicando directa y gravemente a las poblaciones afectadas. Accede aquí a la web de la Plataforma Ciudadana EL Bergantes No Se Toca.

Premio Ríos Muertos 2017 se otorgó de forma compartida al Grupo Hotelero Gargallo y a la empresa Electra del Maestrazgo. El primero es propietario, ente otros, del famoso Hostal de La Trucha (Villarluengo, Teruel), detentador de una piscifactoría que ha causado durante décadas innumerables agresiones al tramo alto del río Guadalope (escapes de truchas alóctonas, minicentral, captación abusiva de caudales, etc.). A su vez, Electra del Maestrazgo  es propietaria de varias instalaciones en la zona, y en concreto de Hidroeléctrica del Guadalope SA, con dos tomas y sendas presas en su cauce, una de ellas -el azud de Fonseca- se encuentra en pleno LIC Muelas y Estrechos del Río Guadalope, sin pasos para peces y con los perjuicios sistemáticos de este tipo de instalaciones (caudales inapropiados, limpiezas de fondos, sueltas de agua abruptas, etc.).

Si desea consultar todos l@s galardonad@s hasta la fecha; haga clic aquí